Jesús más que maestro

Nunca hubo persona mejor capacitada para su trabajo como lo fue Jesús para la enseñanza. El había venido de Dios por maestro y como humano aprendió el valor de la enseñanza para después aplicarla a la vida cotidiana. El fue un habilidoso maestro capas de cautivar las multitudes, conmover reinos por medio de sus palabras que tocaban los pliegues mas escondidos del hombre.

“EL ELEMENTO MÁS IMPORTANTE EN LA ENSEÑANZA”

Lo que haces retumba tan fuerte que no me deja oír lo que dices. Jesús no solo enseñaba con palabras, sino más bien con sus hechos. El era la personificación de la verdad, él era lo que enseñaba antes de decirlo y lo vivía mucho antes de enseñarlo. El mismo dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida.” Todo maestro de la Biblia debe de ser alguien que ha tenido un encuentro real con Jesús. Cualquiera podría tomar unos libros y estudiar la Biblia para luego enseñar una lección. Jesús nunca enseñaba lecciones para ser elogiado y admirado como un gran maestro, sino más bien, uno de sus propósitos era el de trasformar los corazones de cada hombre y así mismo llevarlos al conocimiento de Dios.

“JESÚS SABIA LO QUE HABÍA EN LOS CORAZONES DEL HOMBRE”

Al intérprete de la Ley que quiso probarle haciéndole una pregunta-“Maestro, ¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?”-Jesús le miro el corazón que estaba vació de amor por su prójimo, en el sólo existía una religión vacía y hueca. Con la lección del buen samaritano, Jesús le enseñó el verdadero significado de la ley. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Lucas 10:25.

¿JESÚS MAESTRO O PREDICADOR?

El enseñó a los dependientes a cómo confiar en Dios y a los que estaban bajo autoridad a cómo servir. A los gobernantes, cómo gobernar; aunque el solo estuvo en un palacio para ser condenado a muerte. Jesús también enseñaba a la gente a cómo ser un buen vecino, al que sufría, cómo soportar, a los necesitados, cómo orar, y a todos los hombres a cómo morir. Jesús fue el modelo de toda enseñanza de todos los tiempos. Sus discípulos y los religiosos de su tiempo se referían a él como Rabbi, Juan 3:2 (maestro). Enseñar era su misión principal. Con frecuencia sanaba a los enfermos, algunas veces obraba milagros. Algunas veces fue predicador, pero siempre maestro.

Los cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) por lo menos cuarenta y cinco veces se refieren a Jesús como maestro; pero nunca es llamado predicador. Jesús enseñó en todas partes, en el templo, en las sinagogas, en el monte, a la orilla del mar, junto al camino, en un pozo, en los hogares, en reuniones sociales y en privado. Jesús creía tanto en la enseñanza, que preparó a doce maestros para llevar adelante su trabajo. De todas las ciudades y aldeas, venían a él para escucharle hablar. Nunca había hablado hombre como este.

¿QUIÉNES FUERON LOS MAESTROS DE JESÚS?

Jesús aprendió como hijo y hermano en el hogar y en compañía de otros en las sinagogas y por las experiencias de la vida. La universidad de Jesús fue un humilde hogar Judío. Lucas 2:52. Jesús no citaba a otros para dar valides a sus enseñanzas. No así los escribas y fariseos, ellos citaban a sus autoridades… Este maestro era diferente a los demás, el enseñaba con claridad y confianza y poder. Por eso mismo la gente se maravillaba de su doctrina. Y porque era el mismo Dios y la Palabra encarnada, no tenía necesidad que alguien le enseñara. El dijo:”Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.” Juan 12:49.

“JESÚS SE INTERESABA POR LA GENTE”

Alguien citó lo siguiente: “A la gente no le interesa lo que tú sabes hasta darse cuenta cuánto tú te interesas por ellos”. Conocimiento sin amor es como un metal que resuena, sólo ruido se puede escuchar. Jesús vivía la vida común de todos los hombres y sus discípulos fueron sumergidos inmensamente por su maestro en una relación íntima con él. Estos doce hombres fueron transformados de lo común y ordinario en personas de carácter y devoción, para después cambiar al mundo por medio de las enseñanzas de su maestro.

Tagged with:     , , ,

About the author /