La necesidad de la cruz

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz…” Colosenses 2:13

Some rights reserved by INDelight Photography

¿Qué significa la cruz para usted? Muchas personas en el mundo hoy la ven como un símbolo del cristianismo, sin detenerse a pensar en lo que ella representaba en el tiempo de Cristo. Nadie llevaba una cruz de miniatura en el cuello, ni exhibía una en un lugar de culto. La cruz era un atormentador medio de ejecución, y la sola idea de ella era horrible.

Sin embargo, los creyentes a lo largo de los siglos la han escogido como el símbolo de su fe. De hecho, quitar la cruz de nuestra enseñanza y de nuestra teología, dejaría únicamente una fe vacía y sin poder. Los temas de la muerte, la sangre y el sacrificio se han vuelto impopulares en muchas iglesias, porque son desagradables e incómodos. Preferiríamos escuchar hablar del amor de Dios, no del sufrimiento de Jesús.

Pero, déjeme preguntarle esto: ¿Cómo podría alguien ser salvo si Cristo no hubiera sido crucificado? Algunos piensan que lo único que uno tiene que hacer para recibir el perdón de Dios, es pedirlo. Pero la petición de un pecador nunca puede ser la base para el perdón que Dios da. Él dejaría de ser santo y justo si no castigara el pecado. Según la Biblia, no puede haber perdón sin derramamiento de sangre (He 9.22). Cristo tuvo que sufrir el castigo por nuestro pecado, para que Dios pudiera concedernos el perdón.

Cada vez que usted vea una cruz, recuerde que ella era un instrumento de ejecución. Entonces, agradezca al Señor que estuvo dispuesto a ser crucificado, para que el Padre celestial pudiera perdonar nuestros pecados. Aunque la crucifixión fue terrible, Cristo convirtió a la cruz en algo grandioso.

Fotografía por INDelight Photography