Haciendo lo que nos corresponde

« Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada. Nehemías 4:17»

Un hombre pasa casi todas las noches por una de las calles que queda cerca de mi casa, e iba vociferando versículos bíblicos, llamando al arrepentimiento a todos. Esta era una calle muy oscura, generalmente con poco transito a la hora en que él pasaba.

Me he puesto a pensar en la razón de porque la que hacía esto, pues en verdad no había nadie a quien predicar, pero se me ocurre que al ser tan peligroso el lugar, de esa forma aseguraba “la protección de Dios”, es decir que si alguien quisiera hacerle daño, al escucharlo predicar se alejarían y lo dejaría seguir su camino, y quien sabe, si además ganaría un alma para Cristo.

Esto me hace recordar cuando Nehemías estaba reconstruyendo los muros de Jerusalén y a su alrededor habían opositores a la obra quienes deseaban sabotearla impidiendo su ejecución. Nehemías oró a Dios por su protección y ayuda, pero al mismo tiempo, armó a todos los que trabajaban junto a él, para que pelearan en caso de ser necesario.

Efectivamente, el Señor ofrece su protección, su ayuda y bendición a los que le temen, pero al mismo tiempo el Señor desea que hagamos nuestra parte; que no simplemente nos sentamos a esperar que las cosas sucedan, sino que demostramos nuestra fe poniéndonos a caminar, aun cuando solo Dios nos hace ver una pequeña luz al final del túnel.

Oremos a Dios nuestro Señor, busquemos su voluntad soberana y perfecta, pero también pidamos que nos dé la convicción para ejecutar la parte que nos corresponde dentro de su plan Divino.

Tagged with:     , , ,

About the author /