Diamantes Negros

Esta mañana mientras hacia mi devocional encontré una historia que verdaderamente me encantó.  Dice que Cierta vez el misionero François Coillard visitaba las minas de Kimberley en Sudáfrica. Allí le mostraron las máquinas, las instalaciones y ante todo los diamantes que habían sido hallados. Uno de los dirigentes de la mina, quien sabía que Coillard iba a adentrarse en el desierto africano para llevar el Evangelio, le dijo con una sonrisa burlona: –Un hombre inteligente e instruido como usted podría ganarse muy bien la vida en este país. Mire estos diamantes. ¿No le hace reflexionar? Coillard dio esta sencilla respuesta: –”Busco diamantes negros para la corona de mi Rey“.

Esta historia me hace meditar en lo preciosas que son nuestras almas para el Señor, definitivamente debemos orar para el ponga en nosotros el amor y aprecio que nos permita valorar la vida de nuestro prójimo tal y como el Señor lo hace,  siendo nuestro principal objetivo la vida de todos aquellos que aun no han aceptado a Jesucristo como su Salvador.

¿Cuantas veces ha existido en nuestro corazón el deseo de llevar el mensaje de salvación a otros y dejamos que cualquier cosa nos distraiga en el trayecto?, demos importancia a lo importante y no hay nada que debiera importarnos más que hacer la voluntad de Dios y sobre todo cumplir con la misión que el Señor nos dejó:

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” Marcos 16:15

Bendiciones.

Ilustración: labuenasemilla.com.ar

Tagged with:     , ,

About the author /